EL OBJETIVO DE ESTA PÁGINA

Nuestro objetivo es recoger la mayor parte de los sermones de San Bernardo de Claraval. Al mismo tiempo, añadir iconos y resúmenes que faciliten la lectura. Progresivamente LAS ENTRADAS SE IRÁN ADAPTANDO A LOS TIEMPOS LITÚRGICOS DE CADA AÑO Y PERFECCIONANDOSE EN CUANTO A SU ORTOGRAFÍA Y A SUS RESÚMENES, de tal manera que su ubicación sea significativa.



Nota(1): Desde Noviembre del 2012 (inclusive) los sermones se van colocando para el día en que fueron redactados. En ese mes llamará la atención que hay dos dedicados a San Malaquías que coinciden con el día de los fieles difuntos. La festividad de Cristo Rey no existía en aquellos tiempos. Fue instaurada en 1925.



Nota(2): Los Sermones sobre el Cantar de los Cantares se agrupan, progresivamente, en el día 1 de Septiembre del 2012

lunes, 7 de julio de 2014

SIETE ESCALONES PARA SUBIR

Perseverad en los caminos del Señor y preguntad cuáles son sus senderos. Se mantiene en el camino del Señor quien guarda las observancias corporales propias de una profesión. Pero los ejercicios corporales tienen poco valor, como afirma Pablo, y por eso añade: Y preguntad cuáles son sus eternos senderos. Es decir: "Enamoraos de las vidas de los santos Padres y encontraréis el camino; seguidlo".
 Encuentra el camino el que vuelve a su corazón; y avanza en ese camino el que decide elevarse sin cesar en su corazón. La primera subida de este género de vida es la contrición, la segunda la confesión, la tercera el impulso afectivo, la cuarta abandonar las posesiones, la quinta renunciar a la voluntad propia, la sexta humillarse en una sumisión voluntaria y la séptima perseverar. 

RESUMEN Y COMENTARIO
Superados los cuidados corporales, como cumplir nuestras obligaciones con los que de nosotros dependen (inspirados por la caridad), nuestro camino espiritual debe ser siempre un hallazgo, un sendero en un laberinto, pero de cualquier forman deberán darse las siguientes fases:
-Primera: Sentimiento de contrición.
-Segunda: Confesión.
-Tercera: Impulso afectivo (fijaos que estamos hablando de emociones).
-Cuarta: abandonar las posesiones. Es decir, vivir con desapego.
-Quinta: renunciar a la voluntad propia, pues no existirá otra voluntad que la de nuestro Señor.
-Sexta: humillarse en una sumisión voluntaria, ajena a la soberbia de considerarnos superiores y distintos.
-Séptima: perseverar en todo lo anterior.


No hay comentarios:

Publicar un comentario