EL OBJETIVO DE ESTA PÁGINA

Nuestro objetivo es recoger la mayor parte de los sermones de San Bernardo de Claraval. Al mismo tiempo, añadir iconos y resúmenes que faciliten la lectura. Progresivamente LAS ENTRADAS SE IRÁN ADAPTANDO A LOS TIEMPOS LITÚRGICOS DE CADA AÑO Y PERFECCIONANDOSE EN CUANTO A SU ORTOGRAFÍA Y A SUS RESÚMENES, de tal manera que su ubicación sea significativa.



Nota(1): Desde Noviembre del 2012 (inclusive) los sermones se van colocando para el día en que fueron redactados. En ese mes llamará la atención que hay dos dedicados a San Malaquías que coinciden con el día de los fieles difuntos. La festividad de Cristo Rey no existía en aquellos tiempos. Fue instaurada en 1925.



Nota(2): Los Sermones sobre el Cantar de los Cantares se agrupan, progresivamente, en el día 1 de Septiembre del 2012

martes, 27 de mayo de 2014

LOS QUE PECAN CONFIANDO CONFESARSE EN EL ÚLTIMO MOMENTO


 Se multiplicaron sus enfermedades y se apresuraron. ¿Por qué evitan los hombres convertirse durante la  vida y se fían de la última confesión? ¿Cómo creen que en una sola hora podrán reunir todas las facultades de su alma, dispersas y desparramadas por todo el mundo y por la concupiscencia y malos deseos, hundidas en el fango y pegadas a él con el engrudo del placer?
 "No niego", dice el Señor, "que pueda salvar a algunos de estos, pues puedo presentarles toda su vida en un abrir y cerrar de ojos, y moverles a la penitencia y compunción del corazón por medio del Espíritu Santo, que sopla donde quiere y cuando quiere, y de ese modo puedan alcanzar como el ladrón lo que otros apenas son capaces de conseguir con un largo y continuo ejercicio. Pero también os digo esto: No aceptaré sus asambleas de sangre. Es decir, a los que viven en la sangre no los aceptaré en grandes multitudes, ni acogeré a muchos de ellos en mi seno.
 En todas las Escrituras solamente encontrarás a uno que se salvó en el último momento, y eso ocurrió durante la pasión del Señor, y porque allí hubo una fe mucho mayor que en todo Israel.

RESUMEN
Sobre la dificultad de conseguir la salvación en una última confesión, antes de la muerte.

lunes, 26 de mayo de 2014

LA CARNE, LA PIEL Y LOS HUESOS SIMBÓLICOS DEL ALMA


1. El santo David dice los los justos en el salmo treinta y tres: Aunque el justo sufra muchos males, de todos le libra el Señor. El cuida de todos sus huesos, y ni uno sólo se quebrará. Aquí no se refiere a los huesos del cuerpo, pues sabemos que los huesos de innumerables mártires fueron machacados a manos de hombres crueles, o triturados por los dientes de las fieras. 
 Pero la condición del alma es tan admirable como digna de compasión. Con su agudeza natural percibe infinidad de realidades externas, y carece de intuición espiritual para conocerse y juzgarse a sí misma tal cual es. Tiene que recurrir a figuras o símbolos corpóreos, para vislumbrar un poco las realidades invisibles a través de las visibles y externas.
 Supongamos que el pensamiento es la piel del alma, y sus afectos la carne. Los huesos podrían aplicarse muy bien a su intención. De este modo el alma gozará de una vida plena por la integridad de sus huesos, tendrá buena salud por la incorrupción de su carne, y aparecerá hermosa por el frescor de su piel. Las angustias de los justos se deben a que su piel se marchita con frecuencia, porque su mente alimenta pensamientos inútiles. Con frecuencia también sufre la carne, si ese mal pensamiento llega a corromper el afecto con malos deseos. Pero Dios conserva íntegros e intactos los huesos de los justos; es decir, no permite que se quiebre el propósito de su corazón ni desaparezca su empeño hacia la salvación, consintiendo a los halagos de la concupiscencia. Pensar en el pecado marchita el alma, desearlo la hiere y consentirlo la mata.
2. Carísimos míos, evitemos los pensamientos inútiles, para que el rostro de nuestra alma se conserve siempre hermoso. Olvidemos lo que queda atrás, nuestro pueblo y la casa paterna, y el rey se prendará de nuestra belleza. salgamos de nuestro país, para librarnos de los pensamientos que engendran deleites carnales. Abandonemos la familia, formada por los pensamientos curiosos que conviven con los sentidos corporales y son parientes del placer carnal. Dejemos asimismo la casa paterna, para evadirnos de los pensamientos de orgullo y vanidad. También nosotros fuimos hijos de ira, como los demás. Nuestro padre fue el diablo, rey de todos los soberbios, que ha instalado su trono y su triste morada en los montes de la arrogancia. Si nos asaltan alguna vez a la mente estos pensamientos, esforcémonos con toda presteza en lavar y rapar la mancha que han dejado en nosotros, y digamos con el Profeta: Rocíame con el hiposo y quedaré limpio. Lávame y quedaré más blanco que la nieve. 
 Mas si por nuestro descuido y negligencia, este pensamiento inútil influye en los afectos del corazón, ya no se trata de una mancha sino de una epidemia. Pidamos rápidamente la ayuda del Espíritu, que acude en auxilio de nuestra debilidad; corramos a él y gritémosle aquella súplica del salmo: Señor, ten misericordia; sáname, porque he pecado contra ti. Estas tentaciones son muy humanas, y nos es imposible evitarlas mientras vivamos en este cuerpo y estemos desterrados del Señor. Pero nos conviene estar atentos y vigilantes; no son mortales, pero sí peligrosas. 
3. En cambio, hermanos, la intención y el propósito de nuestro espíritu lo debemos defender con el mismo empeño con que protegemos la vida de nuestra alma. Porque si pecamos consciente y deliberadamente, es un delito mortal y nos condena nuestra propia conciencia. No digo esto para que desespere el que, tal vez, tenga conciencia de una falta así; sino para que el precipicio le horrorice y si ha caído se levante rápidamente. Sepa éste que se halla muy desviado de la santidad. Y el que tiene los huesos fracturados y machacados, sepa que está desgajado del cuerpo de Cristo, del cual dice la Escritura: No le quebraréis ni un solo hueso. 
 En la pasión marchitaron su piel y la amorataron con azotes, para curarnos a nosotros con sus cardenales. También rasgaron su carne con clavos y una lanza abrió su pecho, para redimirnos con su sangre. Pero no le quebraron ni un solo hueso. Por eso dice David: No te olvidaste de mis huesos, y me los pusiste muy ocultos. Y en otro salmo añade: Mis huesos están resecos como leña. Ocurre esto cuando el alma parece haber perdido totalmente el gusto de hacer el bien y le ueda únicamente la fortaleza de una árida intención. Creo que Job pasaba esta misma prueba cuando decía: Consumidas mis carnes, tengo los huesos pegados a mi piel. Es decir, tengo corrompidos mis afectos y sólo tengo el vigor del espíritu para dominar los pensamiento.
RESUMEN
Haciendo un símil, podemos pensar que el pensamiento es la piel del alma, los afectos la carne y los huesos la intención. Dios preserva los huesos (la intención) de los justos y no permite que se quiebren. Debemos evitar todo pensamiento inútil, aunque eso es casi imposible, olvidarnos del pasado y vivir una vida espiritual. 
 Al final sólo nos quedarán los huesos que preservan nuestra intención, son nuestra reserva espiritual. Si pecamos conscientemente, estamos quebrándolos. 

lunes, 19 de mayo de 2014

TERCER SERMÓN DE PENTECOSTÉS: NUEVAMENTE EN LA MISMA SOLEMNIDAD

Nuevamente en la misma solemnidad
1.El Espíritu Santo sabe muy bien con qué gusto os comunico todo lo que él se digne inspirarme. Hoy celebramos su fiesta: su fiesta principal: ¡ojalá lo hagamos con la misma devoción! Él os ha reunido en una misma ciudad y en una misma casa, para posarse sobre los reposados y poner sus ojos en los humildes y en los que se estremecen ante sus palabras. Él cubrió con su sombra a la Virgen, confortó a los apóstoles; preparó un acceso a la divinidad en un cuerpo virginal, y revistió a los apóstoles con una fuerza venida de lo alto, es decir, con su inflamada caridad.
El coro de los apóstoles se vistió esa coraza como un gigante para tomar venganza de los pueblos y aplicar el castigo a los paganos, sujetando a los reyes con argollas y a los nobles con esposas de hierro. Como se trataba de meterse en casa de un hombre fuerte y deshacer todo su ajuar, era necesario ser más fuerte que él. Triunfar de la muerte y no sucumbir ante el poder del infierno les era totalmente imposible: únicamente vencerían llenos de un amor fuerte como la muerte y de una pasión tan cruel como el abismo. Este es el celo que los devoraba cuando la gente los creía borrachos.
Es cierto que estaban bebidos, pero no de un vino ordinario. Estaban ebrios, repito, pero del vino nuevo que los odres viejos no merecen ni pueden contener. Este vino es fruto de la vid celestial, un vino que alegra el corazón y no trastorna la mente; un vino que desarrolla a los jóvenes y no extravía a los hombres inteligentes. Un vino desconocido para los habitantes de la tierra. En el cielo siempre había sido abundante: no lo tenían en odres ni en vasijas de barro, sino en bodegas y despensas espirituales. Por todas las calles y plazas de la ciudad corría ese vino que llena de alegría el corazón y no excita la lujuria de la carne. Pero los nacidos en la tierra y los humanos lo desconocían por completo.
2.Así, pues, el cielo saborea un vino especial que la tierra todavía no ha probado. Y era tal su ignorancia que tampoco se deleitaba en la humanidad de Cristo, cuya presencia ansiaba el cielo. ¿Cómo no iban a hacer, pues, el cielo y la tierra, los ángeles y apóstoles un negocio tan honesto como provechoso para ellos? Aquellos piden la humanidad de Cristo, éstos el vino del cielo; que el Espíritu venga a la tierra y la carne suba al cielo, y en adelante todo sea común para todos. Jesús había dicho: si no me voy, no vendrá vuestro Abogado. Que quiere decir: Si no dais eso que tanto amáis, no tendréis lo que deseáis. Os conviene que yo me vaya, para trasladaros a vosotros de la tierra al cielo y de la carne al espíritu.
El Hijo es espíritu, el Padre es espíritu, y el Espíritu Santo es espíritu. Recordemos la Escritura: Cristo, el Señor, es un espíritu que está siempre con nosotros. Y el Padre, por ser espíritu, quiere que se le adore en espíritu y de verdad. Pero se llama espíritu de manera especial Espíritu Santo, porque procede de ambos y es el lazo fuerte e indisoluble de la Trinidad. Y también se le llama santo por excelencia, porque es el don del Padre y del Hijo que santifica toda criatura. Sin que por eso se niegue que el Padre sea espíritu y santo, lo mismo que el Hijo, de quien afirma el Apóstol: Él es el origen, camino y meta del universo.
3.Debemos considerar tres puntos en la obra grandiosa del universo: qué es, cómo ha sido hecho y para qué. La existencia del mundo manifiesta un poder incalculable, capaz de crear tantos seres y tan maravillosos, con tanta variedad y esplendidez. El modo de realizar la creación demuestra una sabiduría infinita, para colocar unos seres arriba, otros abajo y otros en el medio, y todo con un orden extraordinario. Y si piensas para qué ha sido hecho, encontrarás una bondad muy fecunda y una fecundidad muy bondadosa: tanta multitud y grandeza de beneficios confunde a los más ingratos. Todas las criaturas han sido creadas de la nada por un poder infinito, la sabiduría las dejó prendidas de su belleza, y la providencia las hizo muy provechosas.
 Por desgracia siempre ha habido y sigue habiendo hombres que, atraídos sensualmente por los bienes más ordinarios del mundo material, se entregan por completo a las realidades creadas sin pensar jamás, cómo han sido creadas, ni con qué finalidad. Con razón los llamamos carnales. Otros, en cambio, muy pocos, han puesto todo su empeño y afán en investigar el orden de las criaturas, y no se han fijado en su utilidad, o las han despreciado soberbiamente, comiendo poco y mal. Suelen llamarse filósofos; para nosotros son unos hombres raros y llenos de vanidad.
4.A estas dos especies siguieron otros hombres mucho más sensatos: prescindieron del hecho y modo de la creación, y pusieron toda su atención en la finalidad de las criaturas. Pronto comprendieron que Dios lo hizo todo por sí mismo y para los suyos. En un aspecto lo hizo por sí mismo, y bajo otro aspecto, todo para los suyos. Cuando decimos: todo por sí mismo, declaramos que él es el origen de todas las cosas; y al afirmar: todo por los suyos, expresamos la utilidad de las mismas.
 Todo lo hizo por sí mismo, es decir, por un amor totalmente gratuito; y todo lo hizo por sus elegidos; para su provecho. Lo primero es la causa eficiente y lo segundo la final. Estos hombres son los espirituales: sacan partido de este mundo como si no disfrutaran. Buscan a Dios con un corazón entero y no les preocupa cómo funciona la máquina del mundo. A los primeros los arrastra el placer, a los segundos la vanidad y a estos últimos la verdad.
5.¡Qué gozo siento al comprobar que vosotros asistía a esta escuela, la escuela del Espíritu! En ella aprendéis la bondad, la disciplina y la sabiduría, y podéis afirmar con el santo profeta: Soy más docto que todos mis maestros. ¿Por qué? ¿Acaso por vestirme de púrpura y lino y banquetear espléndidamente? ¿Por sobresalir y descollar en las sutilezas de Platón y sofismas de Aristóteles? En absoluto, sino porque observo tus preceptos.
Dichoso el que goza de la intimidad del Espíritu Santo y puede comprender aquel triple espíritu que ensalzaba el siervo de Dios, joven de años pero más sabio que los ancianos: no me arrojes lejos de tu rostro ni me quites tu santo espíritu. Oh Dios crea en mi un corazón puro, y renuévame por dentro con espíritu firme. Devuélveme la alegría de tu salvación, y afiánzame con tu espíritu fundamental.
Aquí tienes al Espíritu Santo llamado por su propio nombre. Pide que no le arroje lejos de su rostro, como una cosa impura, porque a este Espíritu le repugna la inmundicia y no habita en un cuerpo esclavo del pecado. Si su misión es aniquilar el pecado, forzosamente debe aborrecerlo. Es imposible que convivan en una misma casa tanta pureza y tanta inmundicia. Quien recibe el Espíritu Santo y vive consagrado a él, sin lo cual nadie verá al Señor, ¿puede ya presentarse ante él limpio y purificado, porque se abstiene de todo mal y domina sus actos, aunque todavía no los pensamientos?
6.Los pensamientos retorcidos alejan de Dios: por eso debemos pedir un corazón puro; y esto se realizará si nos renovamos interiormente con espíritu firme. Este espíritu recto lo podemos referir al Hijo, que nos despoja del hombre viejo y nos reviste del nuevo. Renueva las entrañas de nuestra mentalidad para que pensemos rectamente y nos rijamos por un espíritu nuevo, no por un código anticuado.
 Él trajo del cielo la imagen de la autenticidad, y la dejó en la tierra, inyectando y empapando todas sus obras de integridad y ternura. Él mismo lo había predicho de sí: El Señor es bueno y recto y enseña el camino a los pecadores. Cuando se domina el cuerpo por medio de buenas obras, y se purifica o renueva la mente con pensamientos razonables, se recupera la alegría de la salvación: caminas a la luz del rostro de Dios, y su nombre es tu gozo cada día.
7.Sólo te falta afianzarte con espíritu fundamental. Este espíritu es el Padre: no porque sea mayor que los otros, sino por ser el único que no procede de ningún otro. El Hijo procede de él, y el Espíritu Santo de entrambos. Esta firmeza es la caridad. Es el don por excelencia del Padre. No hay otro más paternal. ¿Quién podrá privarnos del amor de Cristo?, grita el Apóstol. ¿Dificultades, angustias, hambre, desnudez, peligros, espada? Estad ciertos que ni muerte ni vida, ni todo lo que el Apóstol enumera con tanto detalle y valentía, podrá privarnos del amor de Dios, presente en Cristo Jesús. ¿Qué es todo esto sino una evidente manifestación de firmeza?
¿Conservas tu propio cuerpo santa y respetuosamente, sin dejarte arrastrar por la pasión? En ese caso has recibido al Espíritu Santo. ¿Quieres hacer a los demás lo que quisieras que hicieran contigo y no hacerles lo que no deseas hagan contigo? En ese caso has recibido un espíritu auténtico para con el prójimo. Tal es la equidad ordenada por una y otra Ley: es innata a la naturaleza y lo pide expresamente la Escritura.
Si perseveras fielmente en este doble bien, bajo todos sus aspectos, has recibido el espíritu fundamental: el único que agrada a Dios. Porque el inmutable no acepta los cambios de ser y no ser, ni el eterno se complace en lo caduco. Así, pues, si deseas que Dios te lleve a su intimidad, procura que el Espíritu Santo dirija tu propia vida y el espíritu de rectitud tus relaciones con el prójimo. Y al Príncipe y Padre de los espíritus ofrécele un espíritu primordial.
8.¡Qué variado es este Espíritu! Se comunica de mil maneras a los hombres y nadie se libra de su calor. Se da para nuestra utilidad: de él proceden los milagros, la salvación, la ayuda, el consuelo y el fervor. En el curso de la vida otorga en abundancia todos los bienes ordinarios a buenos y malos, a los que son dignos e indignos, sin ninguna clase de límite ni frontera. ¡Qué ingrato es el que no reconoce al Espíritu en todos estos beneficios!
 En los milagros se da a través de las señales, prodigios y portentos que realiza por las manos de algunos. El es quien renueva los milagros antiguos, y confirma a los hombres de hoy en la de de los de ayer. Pero como esta gracia no es eficaz para algunos, se hace nuestra salvación cuando nos convertimos al Señor Dios nuestro con todo nuestro corazón. Es nuestro auxilio cuando nos ayuda en nuestra debilidad. Y cuando asegura a nuestro espíritu que somos hijos de Dios, esto nos lo inspira para consolarnos.
 Y comunica fervor cuando sopla impetuosamente en el corazón de los perfectos y enciende en ellos el fuego ardiente del amor: entonces no sólo se sienten orgullosos con la esperanza de los hijos de Dios, sino que se glorían de las dificultades, y aceptan la injuria como un honor, la ignominia como un gran gozo, y el desprecio como un elogio. Si no me equivoco todos hemos recibido el Espíritu que salva, pero no todos el que da fervor. ¡Qué pocos son los que están llenos de este Espíritu y suspiran por él! Vivimos satisfechos con nuestra penuria y no intentamos respirar ese aire de libertad ni siquiera aspirarlo.
Pidamos, hermanos, que se cumplan en nosotros los días de Pentecostés: días de perdón y de gozo, días de auténtico jubileo. Que el Espíritu Santo nos encuentre siempre reunidos a todos en un mismo lugar, por la presencia corporal, la unanimidad de corazones y la estabilidad que hemos prometido. Para alabanza y gloria del esposo de la Iglesia, Jesucristo nuestro Señor, el Dios soberano, bendito por siempre.

RESUMEN
Obras del Espíritu Santo. La naturaleza del vino místico. Comercio del Cielo y la tierra en el día de Pentecostés. Los filósofos son curiosos y banales. El verdadero sabio mira, principalmente, el fin por el que fueron creadas las cosas. ¿Quiénes son los espirituales? En realidad existe un espíritu triplicado. Indicios de que el Espíritu Santo habita en nosotros. El Espíritu Santo se da a los hombres de muchos modos.

SERMÓN SEGUNDO DE PENTECOSTÉS. Las obras de la Trinidad en nosotros, la solicitud del Hijo y la triple gracia del Espíritu Santo


SERMÓN SEGUNDO DE PENTECOSTÉS
Las obras de la Trinidad en nosotros, la solicitud del Hijo y la triple gracia del Espíritu Santo
1. Hermanos, hoy los cielos han destilado ante el Dios del Sinaí, el Dios de Israel. Ya ha caído una lluvia generosa en la heredad de Cristo. El Espíritu Santo que procede del Padre se ha volcado a manos llenas sobre los Apóstoles con sus dones y carismas. Después de resucitar invencible, ascender lleno de gloria y sentarse en lo más alto del cielo, sólo restaba que llegara la esperada alegría de los justos, y los hombres celestiales se enriquecieran con los dones del cielo. Ya lo había predicho Isaías con el vigor y precisión de su palabra: aquel día, el vástago del Señor será magnífico y glorioso, fruto del país y ornamento para los supervivientes de Israel.
El vástago  del Señor es Cristo Jesús, el único ser engendrado con una semilla purísima. Apareció en condición de pecador como nosotros, pero no pecó. Es hijo de Adán según la carne, pero no ha nacido con el pecado de Adán, porque no era hijo de ira por naturaleza, como lo somos todos los concebidos en pecado. Este vástago, nacido del tronco de Jesé en frescura virginal, fue magnífico cuando resucitó de entre los muertos. Entonces, Dios mío, mostraste tu grandeza insuperable, vestido de belleza y majestad y envuelto en un manto de luz.
¿Y cuál no fue la gloria de tu ascensión, cuando llegaste hasta el Padre rodeado de ángeles y almas santas, envuelto en almas triunfo, y haciendo partícipe de la divinidad a la naturaleza humana? ¿Hay alguien capaz de imaginar, no ya de expresar, cuán maravilloso es ese fruto sublime de la tierra, sentado a la derecha del Padre? Ante él se ofuscan los ojos de las criaturas celestes, y la mirada angélica se estremece y cede. ¡Venga ya el regocijo, Señor Jesús, a los supervivientes de Israel!, a los apóstoles que elegiste antes de crear el mundo. Venga tu espíritu bueno, para limpiar lo manchado e infundir virtud con su espíritu de juicio y ardor. 
2. Hermanos míos, meditemos qué obras ha hecho la Trinidad en el universo y con nosotros desde la creación del mundo hasta su consumación. Contemplemos cuán solícita está la divina majestad, de quien depende el gobierno y orden de los siglos, para que no nos perdamos eternamente. Desplegó su poder al crearnos, y todo lo dirigía con sabiduría: la creación y conservación de esta maravilla del mundo son pruebas evidentes de su poder y sabiduría. También había bondad en Dios, y en grado infinito; pero estaba escondida en el corazón del Padre, para desbordarse sobre los hijos de Adán en el momento oportuno. 
Y el Señor que decía: yo concibo disignios de paz, decidió enviarnos al que es nuestra paz, al que de  los dos  pueblos hizo uno, para inundar a todos de paz: a los que están lejos y a los que están cerca. Su bondad invitó al Verbo de Dios, que habitaba en lo más alto de la divinidad, a que bajara a vivir con nosotros. Su misericordia le arrastró y la fidelidad de su promesas le convenció. La pureza de un seno virginal le acogió, sin perder su integridad; el poder divino le dio a luz, la obediencia dirigió todos sus pasos, su escudo fue la paciencia, y la caridad el emblema de sus palabras y milagros. 
3. Todo esto me ofrece un campo inmenso de consideración: por un lado mis miserias, y por otro los beneficios de mi Señor. Debo examinar mis caminos para enderezar mis pies a sus preceptos. Los bienes son inefables. Para decirlo en una palabra, es lo mejor que pudo inventar la infinita sabiduría divina para redimirnos. Mas también nos cercaban desgracias sin cuento, pues mis pecados eran más numerosos que las arenas del mar. Y por tu nombre, Señor, perdona mi culpa, que es grave. El diablo envió a la astuta serpiente para que inoculara el veneno en los oídos y en el alma de la mujer, y por ella se contagiase toda su descendencia. Pero Dios por su parte envió al ángel Gabriel, que insuflara el Verbo del Padre en el oído, en el seno y en el alma de una Virgen, y el antídoto siguiera el mismo camino que el veneno. 
Sí, hemos contemplado su gloria, gloria del Hijo único del Padre. Todo cuanto Cristo nos ha traído del corazón del Padre es infinitamente paternal. La pequeñez humana no tiene nada que temer. Todo es dulce y paternal en el Hijo de Dios. De la planta del pie a la cabeza no había parte ilesa en nosotros. Nos habíamos extraviado desde el vientre materno, y antes de nacer ya estábamos condenados, porque fuimos concebidos en pecado. 
4. Por eso Cristo se apresuró a aplicar la medicina en el lugar mismo de la primera herida. Descendió sustancialmente al seno de una Viren y fue concebido por el Espíritu Santo para sanar así nuestra concepción, que no realizaba el espíritu malo, pero la infectaba. Cristo no quiere estar ocioso en el seno de su madre, y en esos nueve meses sana esa vieja herida, cauteriza hasta las raíces de esa llaga purulenta y nos devuelve la salvación para siempre.
Ya está llevando a cabo la salvación en medio de la tierra, en el seno de María Virgen, que es sin lugar a dudas el punto central de la tierra. A ella dirigen sus miradas los del cielo y los del infierno, nuestros antepasados, nosotros, y todos los que vendrán y nacerán después que nosotros. En ella ven su centro, el misterio de Dios, el origen de todo, el gran negocio de los siglos. Los del cielo esperan de ella su restauración, los del infierno la liberación, nuestros antepasados la fidelidad de los profetas, y los que nos siguen la gloria. 
Por eso te felicitan todas las generaciones, Madre de Dios, Señora del mundo y Reina del cielo. Todas las generaciones, vuelvo a repetir: las del cielo y las de la tierra. A ti te felicitan todas las generaciones porque engendraste la vida y la gloria para todos los pueblos. En ti encuentran los ángeles la alegría, los justos la gracia y los pecadores el perdón para siempre. Y con razón se dirigen a ti las miradas de toda la creación, porque en ti, por ti y de ti la mano bondadosa del Omnipotente rehízo todo cuanto había hecho.
5. ¿Estarás dispuesto, Señor Jesús, a darme tu vida, como me has dado tu concepción? Porque además de una concepción imputa tengo una muerte fatal y una vida llena de peligros; y tras esta muerte me espera otra mucho peor, la segunda. Él me responde: “Te doy mi concepción y mi vida en todas sus etapas: infancia, niñez, adolescencia, juventud. Te lo doy todo: hasta mi muerte y resurrección, mi ascensión y el mismo Espíritu Santo. Para que mi concepción limpie la tuya, mi vida informe la tuya, mi ascensión prepare la tuya, y el Espíritu acuda en auxilio de tu debilidad.
De este modo verás con toda claridad el camino que debes seguir, las cautelas que debes tomar, y la patria a donde te diriges. En mi vida reconocerás la tuya. Yo recorrí las sendas seguras de la pobreza y obediencia, de la humildad y paciencia, de la caridad y misericordia. Toma tú también estos senderos y no te desvíes a derecha ni a izquierda. Con mi muerte te concederé mi justicia, destrozaré el yugo de tu esclavitud, aniquilaré los enemigos que te acechan en el camino o junto a él, y no se atreverán a molestarte. Y después de hacer todo esto volveré a mi casa, de donde vine, para que me vean aquellas otras ovejas quedaron en el monte y que dejé allí por ti; no para guiarte hacia allí, sino para llevarte yo mismo nuevamente allí. 
6. “Y para que no murmures ni estés triste por mi ausencia, te enviaré el Espíritu consolador, que te dará las primicias de la salvación, el entusiasmo de la vida y la luz de la ciencia. Las primacías de la salvación porque el Espíritu asegurará a tu espíritu que eres hijo de Dios. Imprimirá y hará patentes en tu corazón señales inconfundibles de tu predestinación. Llenará de alegría tu corazón, y empapará tu mente del rocío del cielo, si no siempre, sí con mucha frecuencia.
“Te dará vigor para vivir, de modo que aquello que naturalmente te parece imposible, su gracia, lo convertirá en posible y muy fácil. Con esta harina que todo lo sazona y suprime el veneno de la olla, disfrutarás en el trabajo y vigilias, en el hambre y la sed, y en todas las otras observancias, mucho más que en todas las riquezas. Y te concederá la luz de la ciencia, para que después de haber hecho bien todo eso, te tengas por un pobre criado, y si algo bueno ves en ti se lo atribuyas a aquel de quien procede todo bien, y sin el cual no puedes comenzar ni completar poco ni mucho. Así es como este Espíritu con estos tres dones te enseñará todo, pero todo lo que se refiere a tu salvación. Pues en eso consiste la perfección plena y absoluta”.
7. Esto es precisamente lo que dice ese mismo Espíritu por boca del Profeta: sembrad según justicia, es decir, las primicias de la salvación; cosechad la esperanza de la vida, esto es, el vigor para vivir; encendeos la luz de la ciencia, lo cual es tan evidente que no necesita explicación. Por eso apareció este Espíritu en forma de fuego sobre los Apóstoles, para iluminar y abrasar. Al llenarlos les inflama el espíritu y les hace conocer profundamente que su misericordia es la que les dispone y los guía. ¡Cuánta experiencia tenía de esta misericordia aquel siervo de Dios que exclamaba: su misericordia se adelantará. Tengo ante los ojos tu misericordia. Tu bondad me acompaña toda la vida. Me envuelve con su bondad y su misericordia. Dios mío, misericordia mía!
¡Señor Jesús, qué amable fue tu trato con los hombres! Que abundancia de bienes distribuiste entre ellos! ¡Con qué entereza toleraste por ellos dolores atroces e indignos, para que pudieran sacar miel silvestre y aceite de la roca durísima: dura ante las palabras, más dura que los azotes y durísima ante los horrores de la cruz! Siempre se mostró como cordero llevado al matadero, que no abría la boca. Ahora te das cuenta qué razón tenía aquel que dijo: el Señor se cuida de mí. El Padre, por redimir al siervo, no perdona a su Hijo; el Hijo se entrega espontáneamente; y ambos juntos envían al Espíritu Santo, y el Espíritu intercede por nosotros con gemidos sin palabras. 
8. ¡Oh duros, insensibles e inhumanos hijos de Adán, que no se conmueven con semejante bondad, ni con una llama tan viva, ni ante un fuego tan inmenso de amor, ni ante un amante tan apasionado que invierte todos sus tesoros para adquirir unos viles andrajos! No nos rescató con oro ni plata perecederas, sino con su sangre preciosa que derramó a borbotones, porque el cuerpo de Jesús se convirtió en cinco grandes manantiales de sangre.
¿Qué más pudo hacer que no lo hiciera? Dio vista a los ciegos, encaminó a los extraviados, reconcilió a los pescadores, justificó a los impíos, pasó treinta y tres años en la tierra conviviendo con los hombres, y murió por ellos. Con una sola palabra creó los Querubines, Serafines y todas las Virtudes angélicas, porque puede hacer todo cuanto quiere. ¿Qué espera, pues, de ti el que con tanta solicitud te buscó, sino que tú te intereses por tu Dios? Este interés lo engendra el Espíritu Santo, que sondea lo más íntimo de nuestro ser, juzga los sentimientos y pensamientos, y no consiente ni una simple paja en el corazón que se le entrega en propiedad, porque la consume inmediatamente con su penetrante mirada. 
 Que este Espíritu dulce y suave incline nuestra voluntad, o más bien la enderece y conforme con la suya, para que seamos capaces de comprenderla fielmente, amarla ardientemente y cumplirla con generosidad.

RESUMEN
La bondad de Dios resplandece en la reparación del hombre. La concepción de Cristo reforma la nuestra. María es el medio de la tierra. La vida de Cristo instruye la nuestra. La muerte de Cristo vence a nuestros enemigos. Tres dones del Espíritu Santo: 1. La prenda de nuestra salud. 2. La fuerza de la vida. 3. La luz de la ciencia. Insiste, como en otros sermones, que debemos vivir siempre con solicitud y temor así de nuestro estado presente como de lo que nos pueda suceder. Porque el Espíritu Santo apareció en el fuego, hace cargos a los endurecidos y a los que se muestran insensibles de los beneficios de Dios. 

PENTECOSTES: SERMÓN PRIMERO

EN EL DÍA DE PENTECOSTÉS
SERMÓN PRIMERO
1. Celebramos hoy, queridos hermanos, la solemnidad del Espíritu Santo, que nos llena de gozo y despierta nuestro fervor. El Espíritu Santo es lo más tierno de Dios. Dios todo bondad, y Dios en persona. Si celebramos las fiestas de los santos, con mayor motivo la de aquel por el que, existen los santos. Si ensalzamos los santificados, mucho más lo merece el que los santificó. Hoy es la fiesta del Espíritu Santo, porque se hizo visible el que es invisible. Lo mismo que el Hijo, siendo de por sí invisible, quiso manifestarse visible en la carne.
 Antes conocíamos algo del Padre y del Hijo; hoy el Espíritu Santo nos revela algo de sí mismo. Y la vida eterna consiste en conocer perfectamente a la Trinidad. Ahora conocemos pocas cosas y creemos todo lo que no podemos comprender. Del Padre sé que es el creador, pues lo proclaman las criaturas: Él nos hizo y no nosotros. Lo invisible de Dios resulta visible para el que reflexiona sobre sus obras. Pero su eternidad e inmutabilidad me desbordan por completo, pues habita en una luz inaccesible. Del Hijo conozco por delicadeza suya la maravilla de su encarnación. Porque ¿quién es capaz de explicar su generación? ¿Es posible comprender que el engendrado sea igual a quien lo engendró?
 Y del Espíritu Santo no alcanzo a entender cómo procede del Padre y del Hijo: tanto saber me sobrepasa, es sublime y no lo abarco. Pero algo percibo de su inspiración. Hay, pues, un doble aspecto: de dónde viene y a dónde va. La procesión del Padre y el Hijo está envuelta en densa tiniebla, pero su presencia entre los hombres comienza a hacerse tangible y operante entre los fieles.
2. Lo primero que hizo el Espíritu Santo es muy interesante: como es invisible, demuestra su presencia por medio de signos visibles. Ahora, en cambio, cuanto más espirituales son sus signos, más propios y dignos son del Espíritu Santo. Antaño vino sobre los Apóstoles en lenguas de fuego, para que pronunciaran palabras de fuego, y predicaran con lenguas de fuego una ley que era de fuego. Nadie se lamente si hoy no recibimos esta manifestación del Espíritu: a cada uno se le da la manifestación particular del Espíritu para el bien común. Y si queremos saberlo, esa manifestación no se hizo en beneficio de los Apóstoles, sino nuestro. Porque si necesitaban conocer las lenguas de todo el mundo, era para convertir al mundo.
 También hubo otras manifestaciones especiales para ellos, y éstas siguen realizándose en nosotros. Es evidente que fueron investidos de una fuerza divina, los que eran tan cobardes y se volvieron tan audaces. Ya no huyen ni se esconden por temor a los judíos: su arrojo actual para predicar supera su timidez anterior. Este cambio de la diestra del Altísimo aparece inconfundible al ver el miedo del Príncipe de los Apóstoles ante las palabras de una criada, y su entereza ante los azotes de los príncipes. Dice la Escritura que salieron del consejo contentos de haber merecido aquel ultraje por causa de Jesús, y poco antes todos lo abandonaron y huyeron cuando lo llevaban al consejo. Es indudable que vino un espíritu muy recio, que transformó sus almas con una fuerza invisible. En este sentido, lo que el Espíritu realiza en nosotros, da testimonio de El.
3. A nosotros se nos pide que nos apartemos del mal y que hagamos el bien. Fíjate cómo acude precisamente el Espíritu en auxilio de nuestra debilidad para ambas cosas, porque los dones son variados, pero el Espíritu es el mismo. Para apartarnos del mal realiza tres cosas: la compunción, la oración y el perdón. El arranque de nuestro retorno a Dios es la penitencia, y ésta no es obra de nuestro espíritu, sino del de Dios. Así lo enseña la sana razón y lo confirma la autoridad. El que está muerto de frío y se calienta al fuego, no duda jamás que el calor procede del fuego, pues antes carecía de él. Lo mismo ocurre al que está congelado en el mal, y se templa en el fervor de la penitencia: es indudable que ha venido a él un Espíritu que ha reprendido y juzgado al suyo. Lo dice claramente el Evangelio, refiriéndose al Espíritu que iban a recibir los que creyeran en él: probará al mundo de que hay culpa.
4. Mas ¿qué aprovecha arrepentirse del pecado, si no se pide perdón? También esto lo debe hacer el Espíritu infundiendo en el alma la dulce esperanza que impulsa a pedir con fe, sin titubear lo más mínimo. ¿Quieres que te demuestre que esto es obra del Espíritu Santo? Baste decir que, cuando él falta, tu espíritu no siente nada de esto. Y por otra parte él nos permite gritar: ¡Abba! ¡Padre!. Él intercede por los consagrados con gemidos sin palabras. Esto es lo que hace en nuestro corazón.
 ¿Y  en el el del Padre? Así como intercede por nosotros estando dentro de nosotros, del mismo modo perdona los pecados, junto con el Padre, desde el corazón del Padre: es nuestro Abogado ante el Padre en nuestros corazones, y nuestro Señor en el corazón del Padre. Él es quien nos concede lo que pedimos y la gracia para pedirlo. Nos alienta con una santa esperanza, y hace que Dios se incline compasivo hacia nosotros. Para que te convenzas plenamente de que el Espíritu realiza el perdón de los pecados, escucha las mismas palabras que un día escucharon los Apóstoles: Recibid al Espíritu Santo, a quienes les perdonéis los pecados les quedarán perdonados. Esto por lo que respecta a separarse del mal.
5.¿Y cómo influye en nosotros el Espíritu bueno para hacer el bien? Aconseja a la memoria, instruye al entendimiento y mueve a la voluntad. Son las tres potencias de nuestra alma. Sugiera cosas buenas a la memoria para que piense sensatamente, y de ese modo aleja de nosotros la pereza y la torpeza. Por eso, siempre que sientas esos impulsos hacia el bien, glorifica a Dios y honra al Espíritu Santo cuya voz susurra en tus oídos. Él es quien declara lo que es justo. El Evangelio nos dice que él os irá recordando todo lo que yo os he dicho. E inmediatamente antes ha dicho: Él os lo enseñará todo. Por eso dije yo que instruye al entendimiento.
 Es fácil aconsejar que obremos bien: pero sin la gracia del Espíritu no sabemos qué debemos hacer. Él es quien nos inspira buenos pensamientos y nos enseña a ponerlos en práctica, para que la gracia de Dios no sea estéril en nosotros. Porque el que sabe cómo portarse bien y no lo hace, está en pecado. Así pues, no sólo depende del Espíritu el consejo y la instrucción, sino sentirnos inclinados e impulsados a hacer el bien. Él es quien acude en auxilio de nuestra debilidad y quien infunde en nuestros corazones el amor, o una voluntad buena.
6. Cuando el Espíritu viene y posee totalmente al alma con sus consejos, instrucciones e impulsos de amor, nos comunica por medio de nuestros pensamientos la voz del Señor, ilumina nuestra inteligencia e inflama la voluntad. ¿No te parece que la casa está llena de unas lenguas como de fuego? Recuerda que estas son las tres potencias del alma. Las lenguas repartidas pueden ser la diversidad de pensamientos: pero todos son un mismo fuego en el resplandor de la verdad y en el calor de la caridad. O tal vez sea más exacto reservar esta plenitud para el final, cuando viertan en nosotros una medida generosa, colmada, remecida y rebosante.
 ¿Y cuándo sucederá esto? Cuando se cumplan los días de Pentecostés. Dichosos vosotros, que ya habéis entrado en la cincuentena del reposo y en el año jubilar. Hablo con nuestros hermanos, a quienes dice el Espíritu que descansen de sus trabajos. Porque esto también es obra suya. Como sabéis, hermanos, celebramos dos tiempos sagrados: la Cuaresma y la Quincuagésima. El primero antes de la pasión, y el segundo después de la resurrección. Aquél en compunción del corazón y lágrimas de penitencia, éste en el fervor del espíritu y en solemne Aleluia. El primero es la vida presente, y el segundo simboliza el descanso de los santos después de la muerte. Cuando se acaben, pues, esos cincuenta días, en el juicio y la resurrección, llegará el día de Pentecostés y la plenitud del Espíritu llenará toda la casa. Su gloria llenará la tierra entera, pues no sólo resucitará el alma, sino también el cuerpo espiritual; pero con tal que, como advierte el Apóstol, se haya sembrado un cuerpo animal.

 Resumen: Es difícil comprender a la Santísima Trinidad, pero vamos vislumbrando algunos detalles. Gracias al Espíritu Santo los Apóstoles fueron dotados de una fuerza especial en beneficio de todos nosotros. Cómo acude el Espíritu Santo en nuestra ayuda para que evitemos el mal y hagamos el bien.  Gracias al Espíritu Santo son perdonados los pecados.  Influye en nosotros mediante al amor y la voluntad. La Quincuagésima sigue a la resurrección y simboliza el descanso de los santos después de la muerte.


lunes, 12 de mayo de 2014

SERMO SEXTUS De intellectu et affectu(2)

                                De intellectu et affectu(2)


Capítulo 1 


       Hoy se presenta el Hijo del hombre ante el Anciano que está sentado en el trono, para sentarse junto a él, y ser no solamente vástago del Señor por su honor y su gloria, sino además fruto maravilloso de la tierra. ¡Qué unión más dichosa, y qué misterio tan rebosante de gozos inefables! El mismo es a la vez vástago del Señor y fruto de la tierra. Hijo de Dios y fruto del vientre de María. Hijo de David y Señor suyo, que hoy le colma de alegría y por eso le cantó hace ya muchos siglos: Oráculo del Señor a mi Señor: siéntate a mi derecha. El vástago del Señor es Señor; sin duda alguna. Y también hijo de David, porque es fruto incomparable de la tierra, brote del tocón de Jesé.
      Hoy el Padre glorifica a este Hijo suyo e hijo de los hombres, dándole la gloria que tenía junto a él antes que existiera el mundo. Hoy festeja el cielo el retorno de la Verdad, nacida de la tierra. Hoy les quitan el novio a los amigos y llorarán, como él mismo se lo predijo. Los amigos del novio no podían llorar mientras estaba con ellos. Hoy se lo llevan y les toca llorar y ayunar. Pedro ¿recuerdas aquello que dijiste: Señor, qué bien estamos aquí; si quieres, hago aquí tres tiendas? Ahora ha entrado en otra tienda mayor y más perfecta, no hecha por hombres, es decir, no de este mundo creado.

Capítulo 2 


       ¿Y podemos estar bien aquí? Todo lo contrario: esto nos resulta pesado, insoportable y peligroso. Abunda la maldad, y apenas hay una pizca de sabiduría. Todo es pegajoso resbaladizo; lleno de tinieblas y asechanzas de pecado; las al mas se extravían y el espíritu no soporta el ardor del sol; todo es vanidad y aflicción de espíritu.
      Hermanos, levantemos al cielo el corazón con las manos, y caminando con fe y devoción acompañemos al Señor en su ascensión. Muy pronto y sin obstáculos seremos arrebatados en las nubes para estar con él. Esto no puede alcanzarlo ahora el espíritu animal, pero lo alcanzará el cuerpo espiritualizado. No nos cansemos, pues, de levantar el corazón, porque como nos dice la propia experiencia, el cuerpo mortal es lastre del alma y la tienda terrestre nos deprime.                                          

Capítulo 3 


      Tal vez necesitemos explicar en qué consiste levantar el corazón, o cómo conviene levantarlo. Damos la palabra al Apóstol: si habéis resucitado con Cristo, buscad lo de arriba, donde Cristo está sentado a la derecha de Dios; estad centrados arriba, no en la tierra. Es decir: si habéis resucitado con él, subid con el; si vivís unidos a él, reinad con él.
      Hermanos, acompañemos siempre al Cordero: cuando sufre, cuando resucita y más aún cuando asciende. Que nuestro hombre viejo esté crucificado con él, para que se destruya el individuo pecador y ya no seamos esclavos  el pecado. Extirpemos cuanto de terreno hay en nosotros. Y así como él fue resucitado de la muerte por el poder del Padre, emprendamos también nosotros una vida nueva. Si murió y resucitó fue para que abandonemos el pecado y nos entreguemos a la Justicia.

Capítulo 4 


       Y como una vida nueva exige un lugar más seguro, y la resurrección pide un estado superior, acompañemos al que sube: busquemos lo de arriba, no lo de la tierra. ¿Quiéres conocer ese  lugar? Escucha al Apóstol: la jerusalén de arriba es libre y ésa es nuestra madre. ¿Deseas saber qué hay allí? Allí reina la paz: glorifica al Señor, Jerusalén; alaba a tu Dios Sión: ha puesto paz en tus fronteras.
      ¡Oh paz que superas todo razonar! ¡Paz sobre toda paz! ¡Medida sin medida, colmada, remecida, rebosante! Alma cristiana: sufre con Cristo, resucita y asciende con él. Es decir: apártate del mal y haz el bien, busca la paz y corre tras ella. En el libro de los Hechos, Pablo recuerda a sus discípulos la continencia, la justicia y la esperanza de la vida eterna. Y la Verdad por excelencia manda en el Evangelio tener siempre el delantal puesto y encendidos los candiles, y parecernos a los que aguardan la vuelta de su amo.

Capítulo 5 


       Si prestáis atención, el Apóstol nos recomienda una doble ascensión : buscar y estar centrados arriba, no en la tierra. Y el Profeta parece insinuar esta misma distinción al decir: busca la paz y corre tras ella. Buscar la paz y correr tras ella equivale a buscar y centrarse en lo de arriba,  no en lo de la tierra. Mientras tengamos los corazones divididos tendremos muchos rincones y nos faltará la unidad. Debemos levantarlo cada uno de nosotros, como miembros de un cuerpo, para que se unan en la Jerusalén celeste, la ciudad bien trazada. Así cada uno en particular y todos los hermanos vivirán unidos sin estar divididos consigo mismos ni con los demás.
       Los miembros principales de nuestro corazón son el entendimiento y el afecto. Sus objetivos suelen ser opuestos: uno tiende a lo alto y al otro le atrae lo más bajo. De aquí el gran dolor y tormento del alma, Que se siente disgregada, mutilada y despedazada. Si no lo percibimos por nuestra lamentable insensibilidad espiritual, podemos adivinarlo por el dolor que nos produce una herida en el cuerpo. Supongamos que estiran violentamente las piernas de un hombre y le separan mucho los pies con un largo madero. La piel está intacta, pero ¡qué tormento tan horrible!

Capítulo 6 


       Así, así vemos con pena que sufren esos pobres que  viven corporalmente con nosotros: tienen la misma luz que nosotros, pero su afecto es muy distinto. Conocen el bien a realizar, mas no les atrae eso que conocen. En nosotros, hermanos, no hay excusa posible de ignorancia: abundamos en la doctrina celeste, en la lectio divina y en la instrucción espiritual. Todo lo que es verdadero, respetable, justo, limpio, estimable; todo lo de buena fama, cualquier virtud o mérito que existe, lo aprendéis y recibís, lo oís y os veis, en los ejemplos y palabras de los hermanos más adelantados. Sus consejos y su vida instruyen maravillosamente a todos. Ojalá todo esto que enriquece el entendimiento llegara a conmover el afecto, y se acabara esa dolorosa contradicción e insoportable división de sentirnos atraídos hacia arriba y arrastrarnos por el suelo.

Capítulo 7 


       En casi todas las comunidades religiosas encontrarnos hombres llenos de entusiasmo, rebosantes de gozo, siempre alegres y contentos; fervientes de espíritu, volcados día y noche sobre la ley del Señor, su mirada fija en el cielo y sus manos siempre levantadas en oración. Examinan atentamente su conciencia y se entregan a las buenas obras. La disciplina les resulta amable, el ayuno ligero, las vigilias breves, el trabajo manual agradable, y toda la austeridad de nuestra vida les parece un descanso.
       Más también se hallan hombres  cobardes y apocados, abrumados por el peso; necesitan la vara y la espuela. Su escasa alegría es una tristeza encubierta. Su compunción es fugaz y esporádica. Su manera de pensar puramente animal. Viven con tibieza, obedecen de mala gana, hablan a la ligera, rezan sin interés y leen sin aprovecharse. No les conmueve el temor del infierno, ni el pudor les reprime, ni la razón les frena, ni la disciplina es capaz de dominarlos. Su vida es prácticamente un infierno, porque su entendimiento y afecto están en lucha perenne. Necesitan desplegar toda su fuerza y se alimentan pobremente. Soportan los trabajos y no saborean las alegrías.
      Por favor, despertemos los que así vivimos, renovemos nuestras almas y recuperemos nuestro espíritu. Abandonemos esa maldita tibieza, si no porque es peligrosa y suele provocar a Dios como solemos decir, al menos porque es insoportable, ruin y lamentable. Podemos llamarla antesala del infierno y fantasma de la muerte.

Capítulo 8 


       Si deseamos las cosas de arriba, intentemos ahora ya degustarlas y saborearlas. Cuando se nos recomienda buscar y paladear lo de arriba, podemos aplicarlo al entendimiento y al afecto. Levantemos  nuestro corazón  a Dios con nuestros miembros más nobles, con esa especie de manos que son los humildes esfuerzos y las prácticas espirituales. Yo creo que todos buscamos las cosas de arriba con la inteligencia de la fe y el juicio de la razón. Pero no todos saboreamos esas realidades en el mismo grado, por estar saturados de las realidades terrenas, arrastrados irresistiblemente por el afecto.
      ¿A qué se debe esta variedad de espíritus, esa desigualdad de deseos y esa oposición de conductas, a que antes nos referíamos? ¿De dónde procede tanta miseria espiritual de unos la extraordinaria abundancia de otros? El dispensador de gracia no es avaro ni mezquino. Lo que ocurre es que si no  hay vasijas, el aceite deja de correr. El amor del mundo se filtra por doquier, con sus consuelos o desconsuelos; atisba las entradas, se cuela por las ventanas e invade el espíritu. A no ser que diga resueltamente: Mi alma rehúsa el consuelo. Acudo a Dios y me recreo. El regalo santo no simpatiza con el alma ofuscada por deseos mundanos. Lo auténtico no congenia con la vanidad, ni lo eterno con lo caduco, ni lo espiritual con lo carnal, ni la altura con el abismo. Es imposible disfrutar al mismo tiempo de lo de arriba y de lo terreno.

Capítulo 9 


      Dichosos aquellos hombres que nos anunciaron previamente la ascensión del Señor: me refiero a Elías que fue arrebatado, y a Enoc transportado. Dichosos una y mil  veces, pues ya sólo viven para Dios, y en él descansan comprendiendo, amando y gozando. Su cuerpo mortal no es lastre del alma, ni su tienda terrestre abruma la mente pensativa. Están con Dios. Han desaparecido todos los obstáculos, se han disipado las ocasiones, y ya no queda nada que oprima el afecto ni abrume el entendimiento. Del primero dice la misma Escritura que fue arrebatado para que la malicia no pervirtiera su conciencia, y la perfidia no sedujera su alma ni su entendimiento.

Capítulo 10 


       ¿Cómo seremos capaces nosotros de poseer la verdad en medio de tanta tiniebla, o disfrutar de la caridad en este mundo perverso y que está en poder del malo? ¿Será posible iluminar nuestro entendimiento e inflamar nuestra voluntad? Sí, es posible, si acudimos a Cristo para que levante el velo de nuestros corazones. De él se ha dicho: A los que habitaban en tierra de sombras les brilló una luz.
      Pasando por alto aquellos tiempos de ignorancia, Dios manda a todos los hombres que se conviertan, como dijo Pablo a los atenienses. Recordad cuál fue la tarea del Verbo de Dios y de la Sabiduría encarnada desde que apareció en el mundo y vivió entre los hombres: con su admirable poder, su gloria y su majestad se consagró a iluminar los corazones y aumentar la fe de los hombres, por medio de la palabra  milagros. Lo dice abiertamente: El Espíritu del Señor está sobre mí me ha enviado para dar la buena noticia a los pobres. Y a los Apóstoles les dice: todavía os quedan unos momentos de luz caminad mientras tenéis luz, antes de que os sorprendan las tinieblas. Pero no sólo habla así antes de su muerte. Después de resucitar se deja ver de ellos en numerosas ocasiones durante cuarenta días y les habla del reino de Dios, o les abre los sentidos para que comprendan las Escrituras. En todos estos momentos pretendía enriquecer su entendimiento, más bien que purificar su afecto.

Capítulo 11 


       ¿Cómo iban a familiarizarse con lo espiritual si eran animales? Eran incapaces de soportar el resplandor de la luz. Por eso tuvo que presentarse el Verbo en la carne, el sol en la nube, la luz en el barro, la miel en la cera, el cirio en el candelero: el Espíritu se hace presente a ellos en Cristo el Señor. Nunca les alta la sombra, bajo la cual viven entre los pueblos. A la Virgen se le dice que la cubrirá con su sombra, para que no la deslumbre un resplandor tan inmenso ni su mirada de águila se ciegue con esa luz brillantísima y el rayo purísimo de la divinidad.
       Mas esa nube no fue inoportuna, sino muy provechosa. Los discípulos no podían progresar en la fe sin transformar sus afectos, ni elevarse a las realidades espirituales. Pero excitó en ellos el amor a su persona humana, y se adhirieron con un amor puramente humano a ese hombre que hacía y decía maravillas. Era, sin duda, un amor totalmente humano, pero tan eficaz que prevaleció sobre todos los demás. Hasta llegar a decir: mira, nosotros ya lo hemos dejado todo y te hemos seguido.
      Dichosos aquellos ojos que veían al Señor de la majestad presente en la carne, al creador del mundo convivir con los hombres, irradiar poder, curar enfermos, pasear por el mar, resucitar muertos, someter demonios, y comunicar ese mismo poder a tos hombres. Lo vieron manso y humilde de corazón, compasivo, cariñoso y con inmensas entrañas de misericordia: el Cordero de Dios que jamás cometió pecado y cargó con el pecado de todos. Dichosos los oídos que merecieron escuchar las palabras de la vida de la misma boca del Verbo encarnado. Les hablaba el unigénito, el que está en el seno del Padre, y les comunicaba todo lo que había oído a su Padre. Bebían los raudales de la doctrina celestial en el manantial cristalino de la Verdad, y así podían esparcirla, por no decir eructarla, a todos los hombres.

Capítulo 12 

      Nada tiene de extraño, hermanos, que les abrumara la tristeza, cuando les dijo que se marchaba y añadió: A donde yo voy vosotros no podéis venir ahora. ¿No se estremecerían sus entrañas, se perturbaría su afecto y vacilaría su mente? ¿No se abatiría su rostro y se horrorizaría su oído? ¿Serían capaces de admitir que les iba a dejar aquel por el cual ellos habían abandonado todo? Si arrebató todo el amor de los discípulos hacia su humanidad, no fue para que continuara siendo carnal, sino para transformarlo en espiritual y llegaran a decir: Antes conociamos a Cristo como hombre, ahora ya no.
      Este mismo Maestro, lleno de bondad; les anima con estas suaves promesas: Yo mismo pediré al Padre que os dé otro abogado que esté siempre con vosotros: el Espíritu de la Verdad. Y en otro momento añade: Os conviene que yo me vaya, porque si no me voy, no vendrá vuestro abogado. Esto es un misterio asombroso, hermanos. ¿Por qué dice si no me voy, no vendrá vuestro abogado? ¿Tan odiosa es al Abogado la presencia de Cristo? ¿Horrorizaba al Espíritu Santo convivir con esa carne del Señor, que como anuncio el ángel fue concebida por pura iniciativa suya? Entonces ¿qué significa la frase: si no me voy, no vendrá vuestro Abogado? Quiere decir esto: si la presencia de mi humanidad no desaparece de vuestras miradas, vuestra mente estará ocupada y no recibirá la plenitud de la gracia espiritual. El espíritu no la comprende, y el afecto es incapaz de poseerla.

Capítulo 13 


      ¿Qué os parece, hermanos? Si esto es cierto, como lo es, ¿quién tendrá la osadía de esperar al Paráclito y vivir enfrascado en el placer, o esclavo de los halagos de la carne pecadora engendrada en el pecado, habituada al pecado y privada del bien? ¿Es posible vivir en el estiércol, regalar el cuerpo sembrar en la carne y gozar de todo lo carnal, y querer recibir el don de la visita celestial, la plenitud del gozo y el ímpetu del Espíritu? 
      La Verdad en persona nos dice que los Apóstoles no pudieron recibirlo mientras estuvo presente la humanidad del Verbo. Se equivoca quien aspira a mezclar la dulzura celestial con esta ceniza, el bálsamo divino con este veneno, los carismas del espíritu con estos placeres. Te engañas, Tomás, te engañas si pretendes ver al Señor alejándote del Colegio apostólico. A la Verdad no le gustan los rincones ni los escondrijos. Está en el medio, esto es en la observancia, en la vida común y en la voluntad de la mayoría. ¿Hasta cuándo, miserable, irás haciendo rodeos, y buscarás con tanto afán e ignominia satisfacer tu propia voluntad? ¿Y qué quieres que haga?, me dices. Echa fuera a la esclava y a su hijo, porque el hijo de la esclava no compartirá la herencia con el hijo de la libre. Lo repetimos una vez más: es imposible armonizar la verdad y la vanidad, la luz y las tinieblas, el espíritu y la carne, el fuego y el frío.

Capítulo 14  


       Tal vez me objetes: pero mientras él vuelve, yo no puedo vivir sin algún apoyo. Desde luego. Si tarda espérale, que ha de llegar sin retraso. Los Apóstoles permanecieron diez días en esta espera: se dedicaban a la oración en común, junto con algunas mujeres, además de María, la Madre de Jesús. Aprende tú también a orar, a buscar, a pedir y a llamar, y hallarás, recibirás y te abrirán. El Señor conoce tu barro: es fiel y no permitirá que la prueba supere tus fuerzas. Esto seguro de que si eres constante no tardará ni diez días. Y colmará de gracias inefables al alma que vive en soledad y oración. Y tras haber renunciado a los falsos placeres disfrutarás de su recuerdo, te nutrirás de la enjundia de su casa y beberás del torrente de sus delicias.
      Eso cuentan que hizo Eliseo, cuando lloraba al verse privado de la tierna presencia de Elías. Considera atentamente qué pidió y qué se le respondió: Déjame en herencia el doble de tu espíritu. Quería poseer un espíritu dos veces mayor, para suplir la ausencia del maestro con una gracia dos veces mayor. Por eso le responde Elías: si logras verme cuando me aparten de tu lado, lo tendrás. Y como le vio marchar, su espíritu se hizo el doble mayor: el que era arrebatado al cielo le quitó todos sus deseos propios, y desde entonces sólo aspiraba a lo de arriba, no a lo de la tierra. Se duplicó su espíritu al verle marchar: al entendimiento espiritual se unió el afecto espiritual, siendo arrebatado al cielo con ese hombre a quien tanto amaba.

Capítulo 15 


       Esto mismo se realizó mucho mejor aún en los Apóstoles. Cuando vieron subir a aquel Jesús tan amado, y elevarse tan  gloriosamente  al  cielo,  ninguno  necesitó preguntarle: ¿dónde vas. No: la fe, convertida ya en pura visión por así decirlo, les había enseñado a levantar humildemente los ojos al cielo, extender sus manos limpias y pedir los dones prometidos. Y de repente se oyó un ruido del cielo, como de viento recio, un viento de fuego que Jesús arrojaba a la tierra con ansias de que prendiera. Ya sabemos que habían recibido el Espíritu cuando sopló sobre ellos y les dijo: Recibid el Espíritu Santo. Pero era el espíritu de fe y de inteligencia, no el de fervor. Les iluminó la razón, no les inflamó el afecto. Para esto era necesario recibir un doble espíritu.
       Así, pues, a los que el Verbo del Padre había enseñado Primeramente la disciplina y la sabiduría, y les había llenado de inteligencia, el fuego divino descendió después sobre ellos. Los encontró completamente purificados, derramó en abundancia los dones de las gracias, y los abrasó en un amor totalmente espiritual. El amor que ardía en ellos era tan fuerte como la muerte, y no les permitía cerrar las puertas ni las bocas por miedo a los judíos.
          Para prepararnos a recibir esta gracia en la medida de nuestra pequeñez, procuremos, hermanos, humillarnos en todo y vaciar nuestro corazón de los míseros y caducos consuelos. Y ante la proximidad de este día tan solemne, perseveremos unidos en la oración; con todo fervor y confianza, para que el Espíritu se digne visitarnos, consolarnos y confirmarnos. Que ese Espíritu suave, dulce y fuerte fortalezca nuestra debilidad, suavice nuestras asperezas y  unifique los corazones. Es una misma cosa con el Padre y el Hijo, pero es distinto de ellos: los tres son una realidad y esa única realidad son tres. Así lo confiesa fielmente la Iglesia católica, adoptada por el Padre, desposada por el Hijo y confirmada por el Espíritu Santo. En ellos hay una misma substancia y una misma gloria por los siglos de los siglos. Amén.
RESUMEN
La ascensión de Cristo y su doble naturaleza divina y humana. Dificultades de la vida terrena. Si hemos resucitado en Cristo sigamos sus pasos. También nosotros debemos ascender. Sufrimiento que causa la oposición entre entendimiento y afecto. No podemos alegar desconocimiento. Las diferentes formas de vivir en las comunidades religiosas. Es necesario ascender de verdad y olvidar lo terreno. Elías y Enoc fueron precursores de la ascensión del Señor. La ayuda de Cristo nos lleva hacia la luz. Relación de los discípulos con Cristo. Necesidad de su ida para que llegue el Espíritu Santo. Imposibilidad de armonizar la luz con las tinieblas. Pensar en el más allá nos hace olvidar la tibieza de la vida temporal. Cristo nos dotó de entendimiento. El Espíritu Santo nos dota del verdadero afecto.