EL OBJETIVO DE ESTA PÁGINA

Nuestro objetivo es recoger la mayor parte de los sermones de San Bernardo de Claraval. Al mismo tiempo, añadir iconos y resúmenes que faciliten la lectura. Progresivamente LAS ENTRADAS SE IRÁN ADAPTANDO A LOS TIEMPOS LITÚRGICOS DE CADA AÑO Y PERFECCIONANDOSE EN CUANTO A SU ORTOGRAFÍA Y A SUS RESÚMENES, de tal manera que su ubicación sea significativa.



Nota(1): Desde Noviembre del 2012 (inclusive) los sermones se van colocando para el día en que fueron redactados. En ese mes llamará la atención que hay dos dedicados a San Malaquías que coinciden con el día de los fieles difuntos. La festividad de Cristo Rey no existía en aquellos tiempos. Fue instaurada en 1925.



Nota(2): Los Sermones sobre el Cantar de los Cantares se agrupan, progresivamente, en el día 1 de Septiembre del 2012

martes, 23 de septiembre de 2014

EN LAS FAENAS DE LA COSECHA. SERMÓN PRIMERO

EN LAS FAENAS DE LA COSECHA



SERMÓN PRIMERO

Dos males que cooperan a nuestro bien


 Parecemos pobres y lo somos. Con tal que recibamos el Espíritu que viene de Dios y conozcamos a fondo los dones que Dios nos ha hecho. Sí, Dios nos ha concedido una gloria y un poder inmenso. A los que le recibieron los hizo capaces de ser hijos de Dios. ¿No es acaso un privilegio de los hijos de Dios el que todas las criaturas estén a nuestro servicio? El Apóstol estaba convencido de que todas las cosas cooperan para bien de los que aman a Dios.
 Pero tal vez alguno de vosotros esté pensando: ¿qué me dices a mi con eso? Y llevado de su espíritu pusilánime se hará esta o parecidas reflexiones: Pero yo soy pobre y desgraciado, estoy vacío de amor filial y no tengo experiencia de una verdadera devoción;. Escucha por favor lo que sigue, pues Dios en la Escritura jamás da pié a la desesperación: entre nuestra constancia y el consuelo que dan las Escrituras, mantengamos la esperanza. Este afecto que buscas es la paz, no la paciencia y eso se haya en la patria, no en el camino. Los que ya están allí no necesitan el consuelo de la Escritura.
 Así, pues, mantengamos la esperanza con la constancia y el consuelo de las Escrituras, aunque no podamos conseguir todavía la paz. Por eso, al decir que cooperan todas las cosas para el bien de los que aman a Dios, añade con mucho acierto: con los que él ha llamado santos. No te asustes al oír la palabra santos, pues no los llama santos por sus méritos sino por un designio; ni por sus afectos, sino por su intención.
 En este mismo decía el Profeta: protege mi vida, que soy santo. Aquella santidad que tu te imaginas ni el mismo Pablo, oprimido todavía por el cuerpo corruptible, creía haberla conseguido. Lo dice abiertamente: sólo una cosa me interesa, olvidando lo que queda atrás y lanzándome a lo que está delante, correr hacia la palpa de la vocación celestial. Todavía no ha alcanzado la corona, pero ya posee el propósito de la santidad. Eso mismo eres tu si estás decidido a rechazar el mal y obrar el bien, a perseverar en lo que has comenzado y ser cada día un poco mejor; y si alguna vez por fragilidad humana, no obras con toda rectitud, no te obstines, sino arrepiéntete y corrígete todo cuanto puedas. Sí, tu también eres santo aunque por ahora necesites gritar a Dios: protege mi vida que soy santo.
 ¿Quieres saber cómo todas las cosas cooperan al bien de estos santos? No puedo detenerme en cada una, pues el tiempo no permite prolongar la plática. Debemos marchar a la oración de la tarde. Os voy a decir en dos palabras, cómo todas las cosas nos son provechosas y cooperan a nuestro bien. Nuestros mismos enemigos pueden juzgarlo. Si ellos están a nuestro favor, ¿quién estará contra nosotros? Si nuestros enemigos nos favorecen, ¿cuánto más todas las criaturas con ellos. 
 Sabemos muy bien que tenemos dos clases de enemigos, o que nos aqueja un doble mal: lo que hacemos y lo que sufrimos. Para decirlo con otras palabras: la culpa y la pena. Pues aunque ambas cosas nos son contrarias, pueden convertirse en provechosas: ésta puede librarnos de aquella, y la primera puede ayudar mucho a la segunda. 
 Si lloramos de corazón y en lo íntimo de nuestra conciencia por nuestros pecados, esta penitencia y esta pena voluntaria que sufrimos suaviza nuestra conciencia, rompe los dienes de los pecados que nos corroen, y nos devuelve l esperanza del perdón. No sólo rechaza los pecados pasados, sino también los futuros, porque expulsa los vicios seductores, y algunos quedan tan aniquilados que ya casi no vuelven jamás a levantar su cabeza venenosa. Así actúa la pena en nuestro favor contra la culpa: la hace desaparecer o la debilita. Y de la culpa depende que no sea pena o que sea más leve. No en el sentido de que no exista en absoluto, o se rebaje su cantidad, lo cual no conviene, sino en que no sea pena o sea más llevadera, que sea poco onerosa o nada en absoluto. 
 El que siente profundamente el peso del pecado y las heridas del alma, sentirá muy poco o nada la pena corporal, y no le importará aceptar unos trabajos con los que sabe que borra los pecados pasados y evita los futuros. El santo rey David no dió importancia a las injurias del siervo que le insultaba, porque se acordaba del hijo que le perseguía.
RESUMEN
Dios nos da la paz, no la paciencia y lo hace poniendo a todos los seres, de la naturaleza, a nuestro servicio y dándonos el consuelo de las Escrituras. Para apreciar todo esto debemos estar llenos de amor filial. 
 La santidad no es algo conseguido sino deseado ferviertemente. Un camino lleno de deseos y una esperanza. 
 Si hasta la enemistad que recibimos nos favorece, cuanto más el resto de las criaturas. 
 El sentimiento de culpa que nos induce al llanto, con un verdadero arrepentimiento es n maravilloso consuelo que no elimina, pero minimiza el dolor. Hay, en general, dos grandes males los que sufrimos y los que ocasionamos. Si pensamos en los que ocasionamos, daremos menos importancia a los que sufrimos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario