EL OBJETIVO DE ESTA PÁGINA

Nuestro objetivo es recoger la mayor parte de los sermones de San Bernardo de Claraval. Al mismo tiempo, añadir iconos y resúmenes que faciliten la lectura. Progresivamente LAS ENTRADAS SE IRÁN ADAPTANDO A LOS TIEMPOS LITÚRGICOS DE CADA AÑO Y PERFECCIONANDOSE EN CUANTO A SU ORTOGRAFÍA Y A SUS RESÚMENES, de tal manera que su ubicación sea significativa.



Nota(1): Desde Noviembre del 2012 (inclusive) los sermones se van colocando para el día en que fueron redactados. En ese mes llamará la atención que hay dos dedicados a San Malaquías que coinciden con el día de los fieles difuntos. La festividad de Cristo Rey no existía en aquellos tiempos. Fue instaurada en 1925.



Nota(2): Los Sermones sobre el Cantar de los Cantares se agrupan, progresivamente, en el día 1 de Septiembre del 2012

lunes, 15 de septiembre de 2014

DIFERENCIA ENTRE LA CRIATURA Y EL CREADOR


1. Todo lo has dispuesto con peso, número y medida. Con esta frase se indica en qué se diferencia la esencia divina. Las criaturas han sido hechas con peso, número y medida; y el Creador carece en absoluto de todo eso.
 El peso se refiere al valor del objeto, y su valor depende de la hermosura o utilidad del mismo. De este modo se valora cada cosa. En consecuencia, la criatura está hecha con peso porque puede compararse con otras del mismo género, y resultar superior, inferior o igual. El peso de cada cosa es aquello en que puede ser valorada.
 La medida, en cambio, hace referencia al lugar y al tiempo. Y si únicamente aceptamos el lugar como realidad material, la medida de las realidades inmateriales no se efectuará en función del lugar, sino del tiempo. De hecho, el alma no puede ocupar un espacio material, y el cuerpo tampoco parece ser el lugar del alma. ¿Va a estar encerrada en el cuerpo la que vivivica lo exterior y lo interior? Lo mismo se halla en la epidermis que en las más ocultas entrañas.
2. Sin embargo, por el afecto carnal y su contacto continuo con lo material, el alma puede equivocarse y pensar sólo en lo material. Donde está su tesoro allí tiene su corazón, y sólo saborea lo que ama. Encorvada y en cierto modo empapada de afectos terrenos, es incapaz de ver su propio rostro. Hundida en el fango, no se ve a sí misma y cree que su rostro es aquella cara cubierta de barro. La realidad es muy distinta: el alma tiene otras medidas en relación con el lugar. En realidad, el lugar de cada cosa depende de los límites de su sustancia. Ahora bien, la sustancia del alma consiste en su razón, su memoria, su reflexión, su juicio y otras facultades semejantes, que poseen sus límites bien definidos. Así pues, todos los espíritus, a excepción del divino, están hechos con medida, ya que su inteligencia, memoria y demás facultades son limitadas.
 Y a la vez, todo ha sido hecho con número, bien porque constan de diversas partes -como las materiales-bien por su diversidad o mutabilidad, como las inmateriales. El único en quien no cabe peso, número o medida es Dios. Es único y no tiene nadie semejante a quien compararse. Es único y desborda toda estimación; es eterno e inmenso, es indivisible y absolutamente invariable.
RESUMEN
Todas las criaturas tienen peso, número y medida. Las realidades inmateriales pueden carecer de estas cualidades pero están sujetas al tiempo. En cambio Dios no tiene peso, número, medida ni tiempo.

1 comentario:

  1. Dios se diferencia de sus criaturas por que el es santo encambio sus criaturas no pero lo mas importante es que fuimos creados por el y su misma imagen

    ResponderEliminar