EL OBJETIVO DE ESTA PÁGINA

Nuestro objetivo es recoger la mayor parte de los sermones de San Bernardo de Claraval. Al mismo tiempo, añadir iconos y resúmenes que faciliten la lectura. Progresivamente LAS ENTRADAS SE IRÁN ADAPTANDO A LOS TIEMPOS LITÚRGICOS DE CADA AÑO Y PERFECCIONANDOSE EN CUANTO A SU ORTOGRAFÍA Y A SUS RESÚMENES, de tal manera que su ubicación sea significativa.



Nota(1): Desde Noviembre del 2012 (inclusive) los sermones se van colocando para el día en que fueron redactados. En ese mes llamará la atención que hay dos dedicados a San Malaquías que coinciden con el día de los fieles difuntos. La festividad de Cristo Rey no existía en aquellos tiempos. Fue instaurada en 1925.



Nota(2): Los Sermones sobre el Cantar de los Cantares se agrupan, progresivamente, en el día 1 de Septiembre del 2012

martes, 7 de octubre de 2014

CARACTERÍSTICAS DEL PASTOR Y DEL REBAÑO

La diferencia que existe entre el pastor y su rebaño es idéntica es idéntica a la que debe mediar entre el obispo y su pueblo. El primero está en pie y bien erguido, el otro tiene la cabeza inclinada hasta el suelo. Lo ha dicho el poeta:
 "Mientras que todos los demás miran a la tierra, el hombre dirige su rostro hacia el cielo". 
 El pastor conduce y el rebaño se deja conducir. Aquél apacienta y éste come los pastos. La actitud y manera de ser les distingue perfectamente. El pastor lleva en la mano una vara para golpear, o más bien para conducir y agrupar a las ovejas. ¿Qué significa esta vara en la mano sino practicar la justicia, y de ese modo instruir a los súbditos más con el ejemplo que con la palabra? Porque si los discípulos ven que sus maestros les superan en humildad, ellos se avergonzarán de su soberbia. Recordemos qué dice del Señor la Escritura: Comenzó a obrar y a enseñar. 
 El pastor lleva también un bastón para herir al lobo. La vara es para la oveja y el bastón para el lobo. Para decirlo de otro modo, a los obedientes y sumisos debe corregirlos con delicadeza, y a los insolentes y rebeldes de corazón debe reprenderlos con más energía y, si es menester, herirlos con el castigo de la excomunión.
 También lleva el perro atado con un cordel, o sea, un celo discreto; y así no será como aquellos de quienes afirma la Escritura que tienen celo, pero mal entendido. Y finalmente, el buen pastor lleva pan en el zurrón, esto es, la palabra de Dios en su memoria. 

RESUMEN Y COMENTARIO
El pastor guía a su rebaño pero de distintas maneras. A los sumisos y obedientes, que cometen pequeñas faltas, los guía con una vara que indica la dirección correcta hacia donde deben caminar. A los soberbios y rebeldes los guía con un bastón, pues merecen mayor corrección. En cualquier caso guía a sus compañeros y acólitos con un largo cordel, para permitirles el uso de la razonable libertad que el Señor nos otorga. En la memoria del pastor, como pan espiritual, del que nos alimentamos todos, siempre se encuentra la palabra revelada por Dios. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario